PoesíaPoesía Digital

Francisco León

La poesía de Francisco León (Tenerife, 1970) es un continua relectura del Mundo, tanto en sus elementos naturales como en los frutos de la inmemorial cultura humana, que el poeta convierte en memoria propia y dota de un particular sentido moral. Todos los seres del mundo se le presentan como signos de un Todo misterioso que nunca se revela por completo, de acuerdo con la genuina tradición simbolista, aunque amenazada por el sinsentido existencial que se ha generalizado en la sociedad posmoderna.

Los signos de este mundo son revelaciones de un Misterio que, aun siendo parciales, pueden colmar en un instante de luz nuestra apetencia de conocimiento y de amor, aunque enseguida el poeta vuelva a padecer la sed de la Luz infinita. De esta manera en muchos de sus poemas predomina la plenitud luminosa del instante, mientras que en otros lo que resalta es la oscuridad de la visiones cotidianas. Su palabra poética, a pesar de su continua variedad, se caracteriza por la fuerza sensorial de sus imágenes y su ritmo sereno. En poemas más escuetos o en largas narraciones simbólicas, Francisco León consigue hacernos legible la vida secreta de todo lo existente, por inerte que parezca.

Sus libros de poesía son Cartografía (1999), Tiempo entero (2002), Terraria (2006) y Dos mundos (2007). Los dos poemas inéditos que aquí publicamos pertenecen a un libro en preparación titulado Heracles loco.

 

 

 


La muchacha y el leproso

De nuevo vas andando junto al mar
como un leproso.
Las sombras de las olas rebosaron del libro
y ruedan por las calles.

Oyes una música,
el golpe de un tambor por las calzadas
de la isla de Egina.

Compras recuerdos.
Caballitos de bronce y dracmas oxidados.

La lengua de los mitos está muerta, te dijo el comerciante.

Cruzas la carretera hacia una playa.

¿Es de otro mundo
la sonrisa perenne de una chica que salta entre las olas,
y sus pechos mordidos por la sal?

Dos mil años así, como en una leyenda. Petrificada.

Después paseas por las ruinas. No hay nadie.
Desde allí se ve el pueblo con sus bares,
turistas alemanes blasfemando.

Son de otro mundo las figuras de piedra.
Los rostros que sonríen, los pies truncados en sus basas,
y sus cabezas mudas de dolor.

Dos mil años así, en la isla de Egina,
la muchacha desnuda de pechos infantiles
jugando entre las olas.

Ha sido hallada aquí una visión, recuérdalo.

E igual que en un espejo eres mirado
por el ojo salvaje de los dioses.

 

 

 


Serpiente

Tú nunca viste a la serpiente,
pero en el muro la supones,
tiritando en su almendra
de heridos animales que existieron
antes que tú, y en vínculo con la tierra.

En la oquedad del muro está, la amiga,
secreta en su recinto de piedras y cristales.

Acaricias su piel de rizadas escamas
igual que un niño que alargara
su mano hasta el cabello de la madre
por debajo de un sueño,
mientras la brisa nos llama por encima,
por arcanos recintos de piedras y cristales,
agitando las uvas
que brillan en el muro, y te despierta.











    Comentarios

    1

  1.  

    Chinca Coromoto Salas Rodriguez 13-02-2011 |

    Me recuerda las palabras de Benedetti, se debe de escribir sobre el mundo real, vivencias casadas con las enfermedades del ser humano, La muchacha y el leproso muy clara estan las lineas, su carne desprendida, sus heridas, la sal terminando el trabajo; que el que no conozca el habito de las serpientes no puede escribir sobre ella, su aliento pestilente, quieta, avisora como el mismo silencio, su cuerpo arrastrandose por la tierra, oidos tiene la serpiente, como dirian los odiosos,esos que ven la poesia como algo nocivo, es una ruta de verdades, para desenmascarar alos hipocritas. Chinca Salas

  2. 1
Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana